LA HISTORIA DEL CHINITO DE LA ESQUINA

ÉRASE UN 1960...

cuando Don Félix abrió una sanguchería en el centro de Lima. Allí, la calidad de los buenos productos, el encuentro de las familias y los amigos así como el carisma de Don Félix se convirtieron en su sello personal. Con el tiempo, aquella sanguchería se hizo famosa y todas la llamaron El Chinito.

El Chinito se caracterizó por ofrecer los mejores sánguches tradicionales, con recetas que poco a poco fueron perfeccionadas por Don Félix. La cercanía con los clientes logró que presidentes, ministros, médicos, estudiantes universitarios, policías y taxistas, se sintieran como en casa en El Chinito, todos alrededor de un delicioso y tradicional sánguche peruano.

historia2

UNA HISTORIA PARA RECORDAR

A partir de los años 80´s El Chinito empezó a convertirse en un sitio bastante concurrido por políticos, intelectuales y artistas, entre otros clientes destacados. Todos eran engreídos con una gran variedad de sánguches, el clásico café pasado gota a gota, una cerveza negra y una cordial bienvenida por su propietario. Así, fueron convirtiendo esta original sanguchería en otro hogar. Es que el romántico Don Félix creía firmemente en que su labor de anfitrión colaboraba a la solución de los grandes problemas de la época.

historia3

DONDE TODO COMENZÓ

El espíritu y las recetas de antaño se mantienen intactos en nuestro local del Centro de Lima, llamado también “La Catedral del Chicharrón”. Hoy llevamos este mismo espíritu y las mismas recetas más cerca de ustedes, a través de nuestros locales de Lima, Surco, Miraflores, Barranco Lince y Los Olivos. De este modo, El Chinito se mantiene cerca de sus clientes de siempre y de las nuevas generaciones.